Cómo vivir sin un auto


vivir sin un auto

Vivir sin un carro puede ser bastante difícil, en especial en los Estados Unidos, en donde el sistema de transporte público es bastante deficiente y donde la mala planeación urbana ha causado que la persona promedio viva lejos de su lugar de trabajo, escuela o supermercado. Ciertamente es posible vivir sin auto, siempre y cuando estés dispuesto a cambiar tu estilo de vida.

Pasos

  1. Determina por qué te convertirás en una “persona a pie”. Para algunas personas, se trata de responsabilidad social (por ejemplo, para minimizar el uso de combustibles fósiles). Para otros, se trata de salud o de ahorrar dinero. Y para otros, es porque, por una razón u otra, no tienen una licencia para conducir. Inclusive para algunos pocos se trata simplemente de libertad — no estar atado a las responsabilidades de ser dueño y mantener un carro. La razón por la cual decidas vivir sin un carro afectará qué tan lejos quieres llegar con este estilo de vida. Pero sin importar cuál sea “tu” motivación, una cosa es segura: habrá ahorros económicos tremendos.

     

  2. Quédate con tu carro como reserva durante el periodo de transición. Mientras pruebas este estilo de vida y afinas los detalles, debes de quedarte con tu carro hasta que estés confiado de utilizar medios alternativos de transporte. Una vez que puedas estar 1 ó 2 meses sin utilizar el carro, estás listo para dejarlo definitivamente. Entonces, dona tu auto a caridad para una amortización de impuestos o véndelo y recupera algo del dinero invertido.

  3. Toma el autobús.

    Toma el autobús. Si vives en un área con un sistema de transporte público, toma ventaja de él. Investiga las rutas, encuentra tarifas y programas especiales, ten el planificador de viajes disponible al navegar la red y guarda el número de servicio al cliente en tu celular.

  4. Considera mudarte a un área que esté a distancia de irte en bicicleta o caminando a todos los lugares importantes, tales como las tiendas o paradas del tren o metro y demás centrales de transporte. Consigue un mapa del sistema de transporte de la ciudad o utiliza un planeador de viajes en línea para averiguar qué tan rápido puedes llegar a una variedad de destinos de tu futura casa. Siempre es una buena idea tener al menos una pequeña tienda de conveniencia a distancia caminable para viajes rápidos. Si estás buscando un cambio drástico, múdate a una ciudad con un buen sistema de transporte público, tales como Chicago, Nueva York o Portland, Oregón. Alternativamente, ubícate en una “no tan pequeña” ciudad como Madison, Wisconsin, en donde puedes cruzar la ciudad entera en bicicleta en un tiempo razonable. Si te preocupan los costos de mudanza y vivienda en un nuevo vecindario (por ejemplo, rentas más altas), compara estos costos adicionales con los ahorros que puedes lograr al no tener un carro.

  5. Consigue un trabajo mejor localizado. Las personas usualmente escogen casas que están cerca de sus negocios, pero si te gusta una casa o vecindario, puedes hacer lo opuesto. Asegúrate que tu lugar de trabajo esté localizado a distancia como para ir caminando o en bicicleta a una parada de autobús o tren. También, averigua qué tan difícil es llegar a tu lugar de trabajo desde tu casa; si únicamente puedes llegar a él tomando tres autobuses a través de dos horas, éste no es accesible. De ser posible, evita el viajar a diario al trabajar desde o cerca de tu casa. Explora la posibilidad de trabajar a distancia (vía internet) ciertos días de la semana y así evitar esperar en tráfico varias horas a la semana.

  6. Compra una bicicleta. Las más baratas en tiendas de descuento pueden estar tan baratas como $45 dólares y las de alta calidad y de ruta pueden costar entre $500 y $1200 dólares. Busca en tiendas de garage y clasificados en línea. Frecuentemente ofrecen bicicletas a precios muy bajos o inclusive gratis. Departamentos policiacos a veces tienen ventas anuales de bicicletas que han recuperado. Recuerda—además de ser gratuitas, amigables con el medio ambiente, y usualmente inmunes a congestiones de tráfico, las bicicletas también otorgan un ejercicio diario gratuito. Si tu vida día con día va a depender de la bicicleta, verifica el clima y otros factores como los descritos en la sección de Consejos más adelante.

  7. Compra una bicicleta eléctrica o una moto eléctrica. ¿Recuerdas la emoción alrededor del “Segway?” Ésta es una solución más simple. Estas bicicletas se están esparciendo rápidamente a través de China, Japón y muchos más países en todo el mundo. Emiten muy poco CO2 en relación a un carro, son muy fáciles de “cargar,” y son divertidas y familiares. Una bicicleta eléctrica usualmente cuesta entre $500 y $1500 dólares, y se desplazarán entre 8 y 20 millas con una carga de la batería. Puedes comprar una bicicleta completamente eléctrica o una semi-eléctrica, pero las del tipo eléctrico son ideales si lo que quieres es irte con tu ropa del trabajo y no llegar empapado (menos sudor y llegas más rápido al trabajo). En realidad son bastante rápidas (entre 14 y 20 millas por hora), no es necesario asegurarlas y el mantenimiento es barato. Las baterías pueden ser de plomo (confiables y seguras, pero pesadas), de níquel (larga duración y livianas, pero más caras), y de iones de litio (excelente duración y muy livianas pero caras y aún no son utilizadas en bicicletas comúnmente).

  8. Une fuerzas con otros pasajeros.

  9. Compra un “moped”, scooter o motocicleta pequeña. Estos pequeños vehículos de dos ruedas son relativamente baratos y los costos de operación, mantenimiento y seguros son igualmente baratos, además de ser divertidos de manejar. En muchas ciudades del mundo, vehículos de dos ruedas superan en número a los carros.

  10. Considera participar en programas de compartir carros. Hay una variedad de programas que te permiten usar un vehículo cuando lo necesites. Si solo necesitas llegar a tu trabajo, es muy probable que puedas conseguir alguien con quien compartir carro en tu servicio de tránsito local.

  11. Si necesitas hacer un viaje fuera de la zona de transporte barato público, trata de conseguir con quien compartir carro. Simplemente encuentra a algún conductor que vaya en la misma dirección que tú y dales dinero para la gasolina o ayúdales con el manejo del carro. Puedes encontrar a estos conductores en internet.

  12. Toma un taxi o renta o pide prestado un carro. Para aquellas veces en las que un autobús simplemente no funcionará (recoger 42 begonias en maceta), podrías muy seguramente necesitar un carro. Pero inclusive rentar un carro varias veces durante el año usualmente tiene más sentido que ser dueño de uno únicamente para aquellas pocas veces en las que utilizarlo es absolutamente necesario.

  13. De ser posible, consigue un trabajo que te permita utilizar un vehículo corporativo, de esa forma eliminas la necesidad de tener uno personal.

Consejos

  • Compra un carrito de supermercado para que puedas llevar cargas pesadas desde el supermercado hasta tu casa sin tener que hacer mucho esfuerzo.
  • Haz amigos. A veces, como cuando te estás mudando o necesitas recoger algún mueble grande, conducir un carro es muy útil. En estas situaciones, sirve de mucho tener un amigo con un carro o una camioneta.
  • Intercambia productos o servicios por el uso de un carro o una camioneta. Intenta intercambiar cuidado de niños o trabajo en el jardín por viajes al supermercado con asistencia de un carro.
  • Toma ventaja del internet. Has compras en línea en vez de gastar tiempo y dinero en ir y regresar a tiendas. Muchos negocios inclusive ofrecen envío gratuito en órdenes que sobrepasen cierta cantidad, lo cual puede hacer que gastes aún menos dinero.
  • Si planeas ir en bicicleta a todos lados, investiga a cerca del clima en el área. Aún inviernos fríos pueden ser divertidos para andar en bicicleta, si se acompañan de la ropa y equipamientos necesarios. Ropa para esquí te hará verte y sentirte cómodo al mismo tiempo.
  • Asegúrate de conocer la accesibilidad del área para las bicicletas: ¿el vecindario tiene bien marcados los caminos exclusivos para bicicletas, o estarás peleando por espacio con los carros en calles angostas? En algunos lugares, está permitido llevar tu bicicleta en el autobús o el tren, pero asegúrate de que sea así en tu área. Si te cuesta trabajo andar en bicicleta, considera comprar una bicicleta eléctrica.
  • Con la bicicleta, ¡Consigue alforjas! Te permitirán traer a casa muchas cosas (bolsas de súper, bolsas del trabajo, libros, ¡Cualquier cosa que quepa en ellas!) con poco esfuerzo.
  • Si es absolutamente necesario,  no vaciles en llamar a un taxi o rentar un carro o una camioneta. Después de todo, probablemente estarás ahorrando por lo menos $6,000 dólares al año al no tener un carro.
     Advertencias
  • No tomes ventaja de amigos que tengan un carro. Debes de tratar de ser tan autosuficiente como puedas, y tratar de regresar favores, o rápidamente se hartarán de ti.
  • Autobuses y trenes a veces no llegan de acuerdo al horario. Si tienes que estar en algún lugar importante a cierta hora, date suficiente tiempo en caso de que algo salga mal. Al fin de cuentas harías lo mismo si tuvieras un carro.
  • Ten cuidado de compartir carro con desconocidos, en especial se estás sólo.
  • Si utilizas un carro corporativo, debes saber que el patrón muy probablemente está verificando muy de cerca el uso, distancia recorrida y uso de combustible del vehículo. Igualmente, es probable que tengan reglas muy estrictas en cuanto al uso de vehículos corporativos para uso personal, así que ten cuidado.
  • Debes estar consciente que si decides dejar tu carro actual, probablemente estarás abandonando también tu historial de seguros. Si en algún momento decides manejar de nuevo, y no has estado asegurado continuamente, serás tratado como un adolescente de 16 años, en conjunto con los precios que van de acuerdo a esa edad.
  • Si vas a manejar en cualquier momento (por ejemplo, en un carro rentado o prestado) busca seguros para “no dueños”. Son baratos, pero ten cuidado ya que únicamente cubren la parte de responsabilidad. Aún con ellos debes de comprar seguros de colisión y de cobertura completa para los carros prestados o rentados que llegaras a utilizar. Muchos creen que los seguros para “no dueños” cubren carros rentados o prestados, pero en realidad solo cubren a la otra persona si tienes algún accidente y es tu culpa mientras manejas un carro rentado o prestado. Sería una fuerte llamada de atención si cometieras ese error y terminaras pagando tú mismo por el daño o robo del auto rentado o que el seguro pagara el robo o daño y después aumentara el costo del seguro para tu amigo.
  • No te asustes; si eres realmente infeliz con este estilo de vida, comienza a ahorrar dinero para comprar un carro de nuevo.

About surconewyork

Vivo y Trabajo en N,Y.. soy Mujer Emprendedora, y me gusta disfrutar en el proceso. en los ultimos veinte anos de mi vida, le he sentido mas gusto a lo que vivo del dia a dia. me gustan lo retos que parecen no tener ni esqueleto ni alma, y la mas grande alegria es cuando de un poquito de tierra aparece, Una Pared o una puerta. en los ultimos dos anos y mas, he vendido en el internet. y me ha gustado lo que ha pasado, lo que mas me gusta es que hay dinero para pagar lo hay que pagar, y eso me motiva en gran manera. Tengo dos gatos y los nombres los enlistare por orden alfabetico los dos son mis fieles companeros..Sebastian Jones, Pierre Jones Me Gusta la Vida, y me gusta mas sin Menopausia..
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s